Recetas de Lasaña

Cómo hacer lasaña casera

Lasaña de espinacas y champiñones

Aún no hemos conocido a ninguna persona que no le guste la lasaña. Con sus capas de pasta, su relleno cremoso, y una deliciosa bechamel por encima. Sí, puede que sea muy calórica, esta receta cambia todo eso.

Nada de carne, solo espinacas frescas, champiñones, pasta y queso, mucho queso. Una deliciosa y saludable lasaña sin carne.

Lasaña de espinacas y champiñones

Esta lasaña de espinacas y champiñones es una de las mejores recetas que hemos comido últimamente, lo que dice mucho ya que la carne, las salchichas y el bacon (elementos que dan mucho sabor a la lasaña) brillan por su ausencia.

Cuando se trata de espinacas, nos gusta usarlas frescas. Podrías usar fácilmente espinacas congeladas descongeladas, por eso hemos incluido instrucciones para las cantidades en las notas.

Una de mis partes favoritas son los champiñones. Como se trata de una lasaña sin carne, queríamos asegurarnos de que hubiera algo rico y con sabor. Los champiñones funcionan perfectamente para esto.

Y si quieres que la receta sea más fácil todavía, utiliza pasta de lasaña que no requiere cocción. Al principio éramos escépticos, pero después de leer los comentarios de otras recetas de lasaña elogiándolas, decidimos probarlas.

Los resultados fueron excelentes. Las cosas fueron mucho más rápido y nos dimos cuenta de que preferíamos la textura más ligera de la pasta sin hervir, a la variedad más tradicional que se tiene que cocer.

Ingredientes para 6 personas

  • 250 g de pasta para lasaña
  • 3 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • 1/2 cebolla grande, cortada en dados
  • 2 dientes de ajo, picados
  • Sal y pimienta al gusto
  • 250 g de champiñones en láminas
  • 2 cucharadas de harina
  • 650 ml de caldo vegetal
  • 180 ml de leche
  • 3 tazas de espinacas frescas
  • 350 g de queso parmesano rallado, dividido
  • Un puñado de perejil picado para adornar (opcional)

Preparación paso a paso de lasaña con espinacas y champiñones:

Cocinamos la pasta para lasaña de acuerdo con las instrucciones del paquete, hasta dejarla al dente. La pasta debe tener un centro ligeramente duro, ya que se terminará de cocinar en el horno.

En una cacerola grande calentamos el aceite de oliva a fuego medio. Agregamos la cebolla y el ajo para sofreírlo durante un par de minutos, hasta que la cebolla comience a ablandarse.

Incorporamos los champiñones laminados y los cocinamos hasta que la cebolla esté translúcida y los champiñones estén bien cocidos, unos 5 minutos más. Lo sazonamos al gusto y mezclamos bien.

Añadimos la harina a la cacerola para formar un roux y lo mezclamos bien con unas varillas de 30 segundos a 1 minuto. Vertemos un poco de caldo y lo removemos vigorosamente para romper los trozos de roux y que no se formen grumos. El caldo se espesará notablemente.

Agregamos el resto del caldo lentamente, revolviéndolo constantemente. Vertemos la leche a la salsa y dejamos que se cocine a fuego lento. Cocinamos la salsa durante 10-12 minutos, hasta que se espese ligeramente.

Incorporamos las espinacas a la salsa y lo cocinamos hasta que las espinacas se hayan marchitado y cocinado, aproximadamente 5 minutos.

Retiramos la salsa del fuego y añadimos 150 gramos de queso parmesano a la salsa. Lo removemos bien hasta que el queso se haya derretido.

Para montar la lasaña esparcimos una capa fina de la salsa en la base de una fuente para horno de 23 x 33 cm para evitar que se pegue. Encima colocamos la pasta para lasaña, cubriendo completamente la capa.

Luego ponemos una capa de salsa, una capa de queso parmesano, y repetimos el proceso hasta que la fuente esté llena o se acabe la pasta y la salsa.

Terminamos con una capa de sala cubierta con queso parmesano. Cuando la lasaña esté lista, podemos conservarla en el frigorífico, congelarla u hornearla inmediatamente.

Para hornearla, el horno debe estar precalentado 15 minutos antes a 190 grados, y se tiene que dejar durante 30-35 minutos, o hasta que el queso esté derretido y burbujeante.

Por último, adornamos la parte superior con el perejil fresco picado (opcional) y servimos inmediatamente.

NOTAS

Agrega pollo o pavo picado a esta lasaña si deseas un poco más de proteína.

Puedes utilizar el tipo de leche que tengas a mano.

Puedes usar espinacas congeladas en lugar de espinacas frescas, pero sólo utiliza 1 taza de espinacas congeladas, ya que ya se han marchitado.

Utiliza queso parmesano de calidad en esta receta, y evita quesos pre-rallados.